Los videojuegos han permeado nuestro día a día y el de nuestros hijos. Ya sea una app de juego en el iPad, o una consola como Xbox One o Nintendo Switch, brindan posibilidades de acceder a contenido para todos las audiencias, jóvenes o adultos. En los últimos años se ha empezado a tener más en cuenta la necesidad de censurar el contenido inapropiado o el acceso a juegos no recomendados para menores de edad. Algunas consolas tienen apps que permiten acceder a diferentes servicios, otras son más restringidas. Sin embargo, las consolas que cuentan con acceso a apps y servicios de video de streaming como YouTube ahora incluyen controles parentales. Si quieres acceder a las instrucciones para configurarlos haz clic en la consola:

Aún así, las recomendaciones principales sobre la administración parental para los videojuegos siguen siendo más sencillas:

  • Mantener una comunicación abierta sobre una ciudadanía digital sana
  • Conocer los “amigos” o restringir las funciones para compartir información con otros
  • Jugar en familia
  • Revisar las calificaciones de los videojuegos antes de comprarlos